Saltar al contenido
Estilo Marroquí

Faroles marroquíes para velas

Las lámparas marroquíes para velas son la guinda del pastel de tu hogar, o, mejor dicho, el pistacho del baklava. Con ellas no sólo vas a conseguir una fuente de luz sino que vas a potenciar aquello que ya has conseguido al amueblar y decorar tu hogar con el estilo árabe. Color, sensualidad, calidez… Todo ello en pequeño formato.

Características de las lámparas marroquíes para velas

Estas fuentes de luz son realmente especiales, dentro de lo característico y particular que ya es de por sí el estilo árabe.

Su objetivo es iluminar de manera muy tenue a la vez que proporcionar esa nota de color tan íntima que sirva para dar el toque final a la decoración de nuestro hogar, siempre manteniendo el estilo exótico y sinuoso que caracteriza esta cultura.

Para conseguirlo, las lámparas marroquíes para velas, a pesar de ser muy diferentes unas de otras, van a coincidir en muchos aspectos.

El primero de ellos es su tamaño. Considerando que su función es servir de hogar a una vela, generalmente, pequeña y plana, el farolillo también suele serlo; de no ser así, la luz se ahogaría, no siendo capaz de salir al exterior. Así, una de las características de los faroles será que sean de pequeño tamaño, De esta manera, como decimos, permitirán que escape la cantidad ideal de luz.

Los materiales en los que se fabrican estos elementos de decoración árabe son la plata, el cobre, el hierro y aleaciones de diversos metales. Lo que se busca siempre es que sean resistentes al calor, al mismo tiempo que se permite que el objeto siga manteniendo la esencia del estilo que estamos complementando.

Si ya has ojeado nuestra web, habrás visto que la forja de metal es característica de la cultura árabe por lo que, por supuesto, estas lamparitas van a encajar perfectamente en cualquier hogar que ya se haya amueblado y decorado siguiendo sus premisas.

En cuanto a la plata y el cobre, la orfebrería sigue siendo igual de adecuada a la hora de dar forma, pues no deja de ser una variante más fina y elegante de lo que es la técnica de la forja.

Por otro lado, nos encontramos con que las paredes de los farolillos son, en la práctica totalidad de los casos, de vidrio. En otras ocasiones, lo que se hace es que la propia armadura metálica se diseña para que se introduzca poco a poco en las caras, siendo innecesario el vidrio.

Lo que ocurre es que se busca siempre una protección respecto a la vela. Hablamos de que nos podamos quemar si nos acercamos por error o si el farol se cae. También hay que considerar que, si lo usamos en exterior, el viento o la lluvia no puedan apagar la llama. Es por estos motivos que siempre vamos a ver este tipo de accesorio con sus caras cubiertas.

En cuanto a los colore, por lo general, se elijen tonos metálicos para la estructura. De hecho, se buscan los materiales que ya de por sí aporten el tono final que se desea conseguir, de manera que no haya que dar tratamientos adicionales y que, de esta forma, el accesorio sea lo más puro posible.

Así, encontramos faroles en tonos cobrizos, grises apagados, plateados con un gran brillo, dorados desaturados… El secreto, como decimos, está en la aleación escogida.

Sin embargo, si buscas algo más neutro, saber que también se realizan, por supuesto, en los típicos y neutrales blancos y negros. ¡Siempre hay uno perfecto para ti!

Después tenemos los cristales, para los que se escogen colores vivos y llamativos. Hay lámparas para las que se escoge un color, otras que cuentan con un par de ellos o tres que pertenecen a la misma gama de colores y otros en los que se opta por incorporar tonos totalmente diferentes.

Aunque no siempre ocurre, el tratamiento que se da a los vidrios permite que la lumbre de la vela proyecte luz con un destello del color de estos. En este punto, por supuesto, nos encontramos con farolas que no proyectan color, otras que lo hacen tenuemente y otras que lo consiguen mucho más intensamente. Sea como sea, lo que está claro es que es un efecto precioso que a todos nos gustaría tener en casa, aunque sea en una pequeña zona que queramos mantener más íntima o serena.

Finalmente, nos queda hablar del diseño en general. De este tenemos que decir que se realiza buscando siempre conseguir un aspecto sinuoso. Para ello, se opta por la filigrana a troquel, las formas geométricas curvas (las cúpulas en la zona superior son muy recurridas), la incorporación de muchas caras, detalles de forjado por todas partes…

Como detalle adicional, saber que son portátiles y que, obviamente, no requieren de fuente de energía. Se diseñan incorporando en la zona superior un asa que sirva tanto para transportarlo con comodidad sin notar el calor (cuando la vela está encendida) como para colgarlo de un pie y formar con él una lamparita de pie.

Al final, se pretende conseguir un accesorio que rice el rizo en una estancia marcadamente árabe incluye las características de este estilo en un espacio pequeño y condensado.

Ventajas

  • Su diseño portátil nos permite cambiarlo de lugar a nuestro antojo e incluso movernos por la casa con él.
  • Podemos utilizarlo para formar lámparas de pie.
  • Se usa tanto en interior como en exterior.
  • Aporta una gran calidez a cualquier estancia.
  • Al ser fuentes de luz pequeñas, nunca van a molestar y podemos optar por incluir varios de ellos en una misma zona sin que sea demasiado.
  • El único consumo que tiene es el de la vela.
  • Su belleza no se puede superar por ningún otro tipo de lámpara.

¿Por qué comprar lámparas marroquíes para velas?

Los motivos por los que comprar un farol árabe con vela han quedado de manifiesto a lo largo de todo este texto.

Son preciosos, su luz es tenue, de manera que podemos conformar nuestra iluminación con tantas fuentes de luz como deseemos, tienen una marcada esencia del estilo marroquí, transmiten exotismo y calma al mismo tiempo… En definitiva, la pregunta sería más bien por qué no comprarlos.

Las lámparas marroquíes para velas son una excelente opción para aunar iluminación, color, ambientación y diseño, siempre manteniendo la esencia del estilo árabe en nuestras estancias. No lo dudes y elige algunas porque verdaderamente son unos accesorios bellos y muy útiles.